Urogallo de las Artemisas

urogallo de las artemisas

El urogallo de las artemisas, gallo de las artemisas o gallo de salvia (Centrocercus urophasianus), es un ave que tiene un imponente aspecto y realiza un sorprendente ritual de cortejo.

Características

Es un ave de tamaño medio, los machos miden entre 60 y 76 cm, y las hembras (más pequeñas), entre 42 y 58 cm. Pertenece a la familia de los gallos y los faisanes, y es una de las dos especies del género Centrocercus. Tiene unas patas muy cortas, pero son fuertes y resistentes. Además las patas están cubiertas de plumas, incluidos los dedos. Posee unas alas grandes y redondeadas. Tiene una cola larga y puntiaguda. Su cabeza es pequeña y redondeada, con ojos pequeños y un pico corto y afilado.

El urogallo de las artemisas presenta un dimorfismo sexual, al igual que muchas aves. Los machos tienen la mayor parte del plumaje de color gris parduzco y moteado. El vientre y la garganta son de color negro, y tienen una mancha amarilla encima de cada ojo. Poseen una llamativa gorguera de plumas de color blanco. Y por último, tienen dos sacos aéreos en el pecho de color amarillo.

Por su parte, las hembras tienen un plumaje moteado de color gris o pardo-grisáceo, con el pecho blanco y el vientre negro.

urogallo de las artemisas
urogallo de las artemisas, centrocercus urophasianus

Reproducción del urogallo de las artemisas

En primavera, durante la época de reproducción, los machos se reúnen en leks, que son agrupaciones donde estos compiten por las hembras mediante exhibiciones o rituales de cortejo. Cada año se congregan en los mismos territorios y realizan su exhibición, abren sus colas en forma de abanico y se pavonean hinchando sus sacos y emitiendo un sonido burbujeante. Poco después llegan las hembras y eligen al macho más atractivo. El macho dominante del lek se aparea con la mayoría de las hembras visitantes, mientras que el resto se queda sin pareja.

En el siguiente vídeo podréis ver la llamativa exhibición de los machos.

Las hembras son las que se encargan de la cría. Primero construyen un nido en el suelo, bajo una artemisa. Luego ponen entre 6 y 9 nuevos que tardan unos 26 días en eclosionar. La madre cuida a sus crías al nacer, pero estas abandonan el nido muy pronto, tan solo 2 semanas después. Los polluelos se desarrollan completamente a los 4 meses de edad.

¿Qué come el urogallo de las artemisas?

Además de ser importante para la nidificación, la artemisa también es su principal sustento, de ahí viene su nombre. Pero también se alimenta de otras plantas e incluso de algunos insectos, así que es un animal omnívoro.

Hábitat del urogallo de las artemisas

Esta extraordinaria especie se puede encontrar en el noroeste de Estados Unidos y el oeste de Canadá.

El urogallo de las artemisas habita en praderas y montes de artemisas. Son solitarios fuera de la época de reproducción, y tienen hábitos sedentarios. Estas aves son principalmente terrestres, pero cuando vuelan lo hacen con gran habilidad, lo suelen hacer para evitar a depredadores como los coyotes, las águilas o los halcones.

La población de esta ave se ha reducido drásticamente en el último siglo, debido a la pérdida de hábitat y a la introducción de plantas invasoras. Actualmente se considera una especie casi amenazada, y los gobiernos de Canadá y de algunos estados de E.E.U.U. han aprobado leyes para su protección.